La Animación Sociocultural en la 3ªEdad

La animación sociocultural, como bien se destaca en el artículo “La dinamización sociocultural en los centros de día para las personas mayores” de Soldevida; se pueden apreciar diferentes conceptos como:

“En la animación sociocultural se clasifican tres ámbitos (educativo, social y cultural) queviajes1 atienden cuatro criterios (los destinatarios o grupos sociales, territorios o lugares donde se pretende incluir la animación, las costumbres humanas o territorios diferenciales y los objetos que la actividad pretende fomentar).” (Quintana, 1993) y (Gillet, 1995).

En cambio, para Mouliner (1973), “la animación se basa en dar vida(crear o despertar inquietudes; iniciativas…), revivir (transmitir o promover el ánimo; impulsando, motivando y favoreciendo la construcción critica de la realidad, en el sentido de cambio y ayuda al crecimiento personal o grupal…)”.

S. de Miguel (1995:44-45), la considera como “método de intervención, con acciones de practica social, dirigidas y destinadas a animar, ayudar, dar vida, poner en relación los individuos y la sociedad en general, con una adecuada tecnología, mediante el uso de instrumentos que potencien el esfuerzo y la participación social y cultural”.

Petrus (1989), en cambio, define la Animación Sociocultural (ASC) como un método de trabajo, de intervención social que busca el desarrollo comunitario a partir de un concepto amplio de cultura, con el objetivo de mejorar la calidad de vida.

Merino (1993: 94), a contrapartida, afirma que “la ASC se ha de situar dentro de un proyecto de acción contextualizado, tecnológicamente diseñado y desarrollado des de los presupuestos de la misma.

Ésta necesita un proyecto real y concreto que responda a una concepción y que se fundamente con la realidad especifica donde se va a desarrollar.

Se trata de hbailando_parejaacer animación como generadora de convivencia, de redes de relación, de participación comunitaria, para disfrutar del ocio y la cultura, y potenciadora de la solidaridad.

Por otro lado, en el artículo “La animación sociocultural en las personas adultas y en la tercera edad” de Mª Rosario Limón (s.f.); lo define como “un proceso de intervención para, a partir de una realidad compleja, tratar de modificarla y mejorarla desde un punto de vista humano integral. También es considerada como un estilo de trabajo, una metodología basada siempre en el grupo y en un equipo de trabajo y una pedagogía activa para promover la participación de los propios beneficiarios”.

Respecto a José Luis Jordana (1998), éste señala que la Animación Sociocultural es un “conjunto de técnicas sociales aplicadas a mejorar la calidad de vida y a desarrollar la propia comunidad”.

Para poder realizar esta acción, es necesario actuar mediante las cuatro dimensiones que hacen que la Animación Sociocultural sea posible en la tercera edad:

Para empezar, decir que la dimensión sociológica dado que nos coloca en una estructura social determinada, en un tiempo y espacio concretos; nos ofrece sus posibilidades, sus frenos y limitaciones y que, por consecuencia, requiere un análisis y diagnóstico de la realidad donde se va a intervenir.

En cuanto a la dimensión pedagógica; ésta hace referencia a un estilo de trabajo, que se centra en la reflexión en común, el diálogo y la creatividad, que requiere por tanto una toma de conciencia y una decisión conjunta.

Por otro lado, la dimensión comunitaria hace que nos sintamos solidarios y compañeros, requiere fomentar las relaciones de grupo y comunidad y se mueve siempre en un ambiente de convivencia y trabajo en equipo.

Y por lo que respecta a la dimensión teleológica, ésta clarifica la finalidad hacia la que caminamos, que da sentido y coherencia a nuestra acción, que significa el ideal y la utopía hacia donde se dirigen nuestros esfuerzos.

Pero decir, también que no solo con las dimensiones es suficiente, para poder llevar a cabo esta actividad, también lo son los programas de acción social que se tienen que caracterizar por:

355738_01-168x300.jpg

  1. El desarrollo: crear condiciones adecuadas para que los sujetos resuelvan por sí mismos sus problemas comunes.
  2. Relación: fomentar grupos o encuentros interpersonales e intergeneracionales.
    Instaurar la comunicación y el diálogo.
  3. Creatividad: promover la iniciativa, impulsar la responsabilidad tanto individual como colectiva.
  4. Participación: individual y grupal en todos los entornos, el cercano y el más lejano en el barrio, pueblo o comunidad. Participación comunitaria incorporándose a lo religioso, lo político, lo cultural o lo festivo y lo asociativo
  5. Convivencia: cohesionando grupos a través de la aceptación, la comunicación, la relación intergeneracional, los encuentros sociales, los grupos de trabajo, los grupos de apoyo, distribución de roles en distintas tareas asociativas, etc.

Con ello, se pretende promover el bienestar personal, grupal y comunitario de las personas de tercera edad; tender a mejorar su calidad de vida y su salud integral (física, mental y social); facilitar el proceso de envejecimiento  y hacer que sea lo más ralentizado posible, evitando que se convierta en un envejecimiento patológico, acosado de síndromes, traumas, achaques y decrepitudes; potenciar y desarrollar las capacidades, habilidades y destrezas de las personas de la tercera edad, promoviendo su realización personal; aprovechar el potencial cultural, experiencial y humano de las personas mayores en orden a su participación y presencia en las instituciones democráticas y en la dinámica social, entre muchos objetivos más.

Y para poder lograr y cumplir con todos los objetivos y finalidades que la Animación Sociocultural requiere; se han ido creando por el tiempo espacios para mayores, donde pueden trabajar y poner en práctica las relaciones de convivencia y desarrollo integral.

Éstos espacios han pasado de tener una visualización phpthumb_cache_198-41-40-173__srcdb857e307ab9bf5fc12c347bf0642cad_parce4441685b46b836b9c7fd632e35b687_dat0asistencial en los años 60, a una concepción sociocultural, donde se favorece la participación y formación continua de las personas mayores.

Son espacios de vida para compartir información, experiencias y forma
ción con el fin de potenciar el desarrollo personal y social en esta nueva etapa de la vida. Y son los siguientes:

a)      Hogares y clubes:

Según el IMSERSO (1995); son centros de reunión que promueven la convivencia de las personas mayores y la mejora de sus condiciones de vida a través de diversos servicios como:

  • Información, orientación y asesoría
  • Biblioteca
  • Cafetería y servicio de comidas
  • Peluquería
  • Podología
  • Actividades lúdicas y recreativas (excursiones, bailes, fiestas, cursos y talleres, etc.)
  • Actividades sociales y formativas
  • Animación y cooperación social (voluntariado, relaciones intergeneracionales, etc.)

b)      Centros de día:

Definido como “servicio socio-sanitario y de apoyo familiar que ofrece durante el día atención a las necesidades personales básicas, terapéuticas y socio-culturales de personas mayores afectadas por diferentes grados de dependencia, promoviendo su autonomía y la permanencia en su entorno habitual” (Sancho, 1996).

El objetivo general del centro de día es «favorecer unas condiciones de vida dignas entre las personas mayores dependientes y sus familiares, facilitando la continuidad en sus modos de vida y el logro de un mayor nivel de autonomía.

En cuanto a los servicios que presta son los siguientes:

1) Atención social:

  • Detección, acogimiento, orientación y seguimiento de casos, coordinación del plan de intervención establecido, relación con la familia, etc.
  • Establecimiento del plan de transporte.

2) Atención a la salud psico-fisica:

  • Rehabilitación y control psico-físico.
  • Actividades psicoterapéuticas.
  • Terapia ocupacional.
  • Higiene personal.
  • Dietética.

3)      Socialización y participación:

  • Entrenamiento en habilidades sociales.
  • Relaciones personales.
  • Actividades de ocio y cultura.
  • Actividades productivas.

c)       Centro residenciales:

Para definir este espacio social y común, existen distintos puntos de vista y concepciones.  Según el Instituto Nacional de Servicios Sociales (1993), las residencias son “centros que ofrecen atención integral y vivienda permanente a personas mayores de 60 años que, por su problemática familiar, social y/o económica, no pueden ser atendidas en sus propios domicilios y necesitan de estos servicios”.

En cambio, para Pilar Rodríguez, en el Manual de orientación “Residencias para personas mayores”, lo define como “Centro gerontológico abierto, de desarrollo personal y atención socio-sanitaria interprofesional, en el que viven temporal o permanentemente personas mayores con algún grado de dependencia” (1995, p. 39).

Poco a poco las residencias de ancianos en España se van alejando, de la imagen de aquellos asilos que eran espacios cerrados, ubicados fuera de las ciudades y donde el anciano lo único que esperaba era la muerte.

La clasificación tradicional que distinguía residencias para personas mayores «válidas» o «asistida» está siendo sustituida por una única tipología acorde con su definición, es decir, centros para personas con problemas de dependencia. En consecuencia, se está produciendo un rápido proceso de reconversión de las plazas para personas válidas, impuesta por la evidencia de una progresiva pérdida de capacidad funcional de las personas que las ocupan.

Sin duda en este cambio de concepto ha tenido mucho que ver el desarrollo del Plan Gerontológico Nacional (1993), donde plantea que la residencia, como centro gerontológico, sea un espacio abierto a la comunidad, a la participación, a las relaciones humanas, a la solidaridad, a la cultura, que incorpore a la vida del centro agentes externos (ya sean familiares, amigos de los residentes u organizaciones de la iniciativa social y ciudadana), y que el protagonista principal sea la propia persona mayor. Y señala como medida introducir progresivamente en los centros gerontológicos la figura del animador sociocultural (1993, p. 147).

En lo que respecta a la figura del animador o educadomonitor-animador-sociocultural-geriatria_1r, éste/a es tan solo un/a agente de apoyo que estimula la iniciativa grupal; una persona que conecta los individuos con su entorno y provoca en ellas actividades de investigación, estimulo, creatividad, reflexión, organización social…, encaminados a solucionar los conflictos socioculturales de una comunidad o grupo concreto.

En cuanto, a los servicios que se presta en el centro, son:

1)      Sanitarios

  • Atención médica
  • Fisioterapia
  • Terapia ocupacional

2)      Para casos de deterioro cognitivo

  • Orientación a la realidad
  • Entrenamiento de habilidades básicas

3)      Psico-socio-educativos

  • Atención psicológica
  • Intervención con familias
  • Animación Sociocultural

4)      Cuidados paliativos

d)      Aulas de personas mayores:

La iniciativa de este tipo de oferta fue en su inicio de las Administraciones Públicas (sobre todo de las Comunidades Autónomas). Sin embargo, en la actualidad casi siempre la gestión y responsabilidad en la programación de las Aulas corresponden a las propias asociaciones de personas mayores. Los programas que se ofrecen son muy diversificados: Cursos y talleres para ampliar conocimientos culturales: historia, arte, literatura, etc.; cursos y talleres relacionados con el incremento de la calidad de vida: ecología, alimentación, salud, etc.; y talleres de expresión y creación plástica: teatro, danza, música, artesanía, etc.

0f7023f13ec38a92a3e8d0030b861f90Finalmente y a modo de reflexión, cabría decir también, que no es solo importante y necesario concienciar y posibilitar la participación de este colectivo en y desde diferentes organismos e instituciones como Centros Municipales de Actividades de Personas Mayores (CMAPM), clubs de jubilados, Centros de Día, Nau Gran de la Universidad de Valencia, residencias, Universidad Popular, programa “Viure i Conviure”; que no solo afectan a su problemática, inclusive a todos aquellos que incrementan la democratización de la sociedad en su conjunto, sino también de posibilitar no solamente la inserción de las personas mayores en la sociedad en sí, como en hacerlos protagonistas de su presente y su futuro en todas aquellas dimensiones y perspectivas de la vida social, cultural y de ocio.

No hay que olvidar que las personas mayores, deben ser las protagonistas de sus propias historias, cultura y de su propio proyecto de vida.

 

Otras fuentes:

 

 

ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL EN RESIDENCIAS GERIATRICAS.

http://www.lavanguardia.com/vida/20160414/401101734235/comunicado-la-importancia-de-las-actividades-socioculturales-en-las-residencias-de-ancianos.html

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/201605/11/ayuntamiento-destina-millones-animacion-20160511131915.html

Este lunes comienza el programa de animación sociocultural para personas mayores

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s