De la opresión hacia la igualdad

Como cada viernes, hoy (21-10-16) hemos comenzado con las dinámicas de grupo para romper el hielo, deshinibirnos, abrirnos poco a poco a los demás y fomentar la participación.
Por ejemplo, Carles ha empezado con una dinámica que requería mucha concentración, la cual trataba de ir contando y en los números 5 y múltiplos de 5 teníamos que emitir un sonido, y en los números 7 y múltiplos de éste, otro sonido. No sé si es que era a primera hora y estábamos dormidos o qué, pero no lo conseguimos hacer bien…

image

Después de unas cuántas más dinámicas de grupo, como ir andando por la clase de forma rápida o lenta, conforme iban marcando y diciendo los compañeros, hemos seguido con la representación del Teatro del Oprimido, aquellas figuras que faltaron por escenificar con sus respectivos directores. Lo que más me gusta de esta actividad es la parte de retroacción donde el público, después de adivinar el tipo de opresión representada, tenemos que llegar a un consenso y pensar qué escena sería más justa. Es aquí realmente donde juegan la participación, los sentimientos, ideas y valores.

Como última dinámica, se representó una escena, por desgracia muy común sufrida por las mujeres, donde la mujer es intimidada o acosada por un hombre. En este caso la escena era en una parada de metro, la mujer sola esperándolo y un hombre sin parar de mirarla e incomodarla. Teníamos que intentar ponernos en el papel de los dos y representarlo.

Esto se le conoce como “Acoso callejero”. Es una forma más de violencia que diariamente sufren millones de mujeres en todo el mundo y lamentablemente, es culturalmente aceptada y muchos hombres consideran que sólo buscan halagar a la mujer o que su conducta es el resultado de una “provocación” femenina por su forma de vestir.

Hace poco leí un artículo de Olivia O’ Gam Espinosa, acoso callejero contra las mujeres: del piropo a la violencia, que hablaba sobre todo este tema y además citaba unas posibles formas de actuación ante el acoso, que me parece interesante recalcar, puesto que en clase también hemos puesto en común algunas ideas:

-Responde siempre que el entorno sea seguro y el agresor no amenace tu integridad física. De lo contrario, puedes pedir ayuda a otras personas o a la autoridad.

-No uses agresividad ni groserías, pueden hacer que el  acosador adquiera una conducta más agresiva

-Adopta una postura segura, míralo a los ojos y habla fuerte y claro.

– Si insiste en su acoso, te amenaza o se burla, repite tu afirmación o sigue caminando, no sigas su juego.

La dinámica me ha parecido realmente muy útil e interesante, porque es una situación que a día de hoy se repite constantemente en todo el mundo, y además algo llamativo es que todas las chicas de nuestra clase lo hemos vivido de primera mano, de una forma u otra.
No quiero decir que sólo exista violencia hacia la mujer, hay de muchos tipos, pero en este caso y el que más preocupa es la violencia de género.

Finalmente pienso que el respeto hacia los demás es una tarea urgente que debe fomentarse desde la infancia, en la familia y en la escuela, para así poder conseguir que todos seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.

image.jpeg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s